Literatura,Reseña

Cuando los murciélagos sueñan, pasan cosas lindas

23 Sep , 2015  

Reseña de “El sueño de los murciélagos”, novela escrita por Pablo Ramos y publicada en 2009 por la editorial Alfaguara.

Por Magalí Donato

La historia transcurre en Avellaneda cerca de la cancha del Arse, durante el invierno de 1980, en plena dictadura militar. Esta circunstancia se deja entrever en varios pasajes del libro, pero en todo momento desde la óptica y con la ingenuidad propia de un chico de 12 años, Gabriel, que es quien narra los hechos.

Él y Marisa, dos integrantes de una banda de amigos, quieren salvar a sus familias de la bancarrota y para eso recurren a un método muy poco convencional que involucra a Sara, la bruja del barrio. Sus indicaciones los lleva a vivir una aventura con el cementerio como escenario, con una gran connotación moral: el peso social de la belleza y el dilema de cuán lejos se puede llegar por perseguir nuestros intereses personales, son temas que el autor aborda de manera inesperada e introduce de manera sutil.

La historia sucede alrededor de cuatro personajes principales: Gabriel y Marisa, un par de mocosos con más sueños que centímetros de altura, atrevidos y con una sensibilidad especial. Rolando, el cuidador del cementerio y el “adulto responsable” en la aventura, un tipo al que dan ganas de conocer. Empático y filósofo de la vida. Un personaje en ambos sentidos, literal y metafórico. Y Sara, la bruja, una mujer misteriosa que marca los pasos a seguir y que tampoco volverá a ser la misma luego de los sucesos en el cementerio.

Este fue mi debut con el autor. Me encontré con un estilo que de verdad me gustó mucho por una razón bastante simple de explicar pero supongo difícil de lograr: Pablo Ramos concibe un relato que a la vez enternece, desde la inocencia y la ingenuidad, y además hace pensar, y en mi opinión ahí es cuando gana. Cuando algo que en apariencia se presentaba simple, y que después se complejiza lo justo y necesario como para llevarte, sin otra escapatoria posible, a una reflexión necesaria. Dejándonos frases hermosas que ameritarían un graffiti (esto no es apología del delito, asumamos todos que “graffiteamos” una pared cedida para tal fin), como por ejemplo: “…existe todo lo que nosotros queremos que exista y puede hacernos el daño que nosotros le permitamos que nos haga.”

Probablemente quienes hayan pateado ese barrio y esas calles, creo que van a disfrutar este relato todavía más. Resulta una mezcla muy dulce entre la historia trágica de todos nosotros como país y la historia de una banda de amigos que se juntaba todas las tardes en una esquina del barrio a soñar.

En conclusión, puedo decir que esta fue una iniciación a los libros de Pablo Ramos lo suficientemente satisfactoria como para reincidir.

El blog del autor: http://laarquitecturadelamentira.blogspot.com.ar/.

, ,