Entrevistas,Notas

“La gente está mucho más permeable a una convivencia con el arte”

6 Ene , 2014   Galería

La destacada cantante y pianista Bárbara Gilles repasa su trayectoria .

Por Adrián Sotelo
Fotos: Macarena Iglesias Gualati

Nunca se planteó hacer otra cosa. Cuando era chica se quedaba maravillada al ver músicos callejeros y se moría por hacer lo mismo. Es por eso que, durante el último año del secundario, ya estudiaba piano en el conservatorio. Su debut en vivo fue en un acto del colegio, donde cantó y tocó el clásico “In my life” de The Beatles, con el solito de piano incluido. Bárbara Gilles cuenta que le salió mal porque estaba muy nerviosa. Pero nadie se dio cuenta. Además, a continuación, seguía “Bohemian Rhapsody” de Queen, donde tuvo que tocar en piano los solos de guitarra.

La pianista y cantante Bárbara Gilles, de Lomas de Zamora, lidera Bárbara Gilles Favoriti Quartet con el que editó dos discos: el ep de 2009 que lleva el nombre del grupo que se completa con Juan Martín Pousa en guitarra, Agustín Alonso en batería y Lisandro Seppia en bajo, y “Carpe Diem” de 2012. Artísticamente inquieta, también forma parte del octeto de mujeres Las Tootsies, con el que toca funk y soul, y también del grupo Junio, un proyecto de electropop.

¿Te acordás del primer disco que te compraste o pediste que te compraran?

El primero que pedí fue “Tourism” de Roxette, que estaba muy de moda en los noventa. Cuando era muy chica me encantaba el pop, las Spice Girls y los Backstreet Boys pero también The Beatles. En mi casa, mi viejo escuchaba música muy variada: tango, folclore, clásica, mucho rock de los 70. Yo soy muy fanática de Queen, de los Beatles, de Fito, del flaco y de bandas más actuales como Radiohead. Además como estudié, me gusta también la música clásica. Y soy muy muy fanática de Fiona Apple.

Tu tema “Vida Moderna” es muy Fiona Apple…

Coincidimos, yo también pienso que es el tema más Fiona Apple. Creo que es porque Fiona tiene en general como unos riffs bastante rítmicos en la zona grave del piano y “Vida Moderna” tiene un ritmo bastante percusivo que nace del piano y que es la base durante todo el tema.

Me sorprendió que tu disco “Carpe Diem” es muy rockero, como de los 70…En especial el primer tema: “Anestesiada”.

Sí, porque el violero es muy rockero. Tiene un sonido crudo. Tocamos juntos desde hace mucho y teníamos una banda de covers donde tocábamos mucho Zeppelin, Deep Purple. Siempre estábamos tocando “Post Crucifixión” de Pescado Rabioso. “Anestesiada” es muy “Post Crucifixión” porque tiene un riff que repite, hace una vuelta de blues…“El blues de JM” tiene también un sonido crudo, de toma en vivo de la banda tocando todos juntos, con solo de viola.

Se escucha un sonido de banda, no de meros sesionistas…

No puedo separarme del concepto de banda. No me considero una solista. Para mi es parte germinal de mi sonido, el sonido que tenga mi banda. Además de buscar gente que toque, busco personalidades que sean afines a mis temas y les doy mucha participación.

¿Te acordás el primer tema que hiciste vos?

De chiquita siempre hacía canciones de cualquier cosa. El primer tema que hice para mi banda fue “Day Equalizer” que es como “Ecualizador de día” y hablaba de ir escuchando música por la calle con auriculares e ir regulando los volúmenes de la realidad y de la música a gusto, como ir ecualizando cuánto uno quería escuchar de la calle y cuánta música le querías poner a lo que vas viendo.

 

Me hace acordar a la tapa de “Carpe Diem”. Los auriculares en la mochila me hacen pensar que vas escuchando todo lo que era tu vida…

Es medio así. Fue una aventura sacar un disco y poner mi foto en la tapa. Quería decir algo con eso porque la gente que admiro y los discos que me gustan siempre tienen algún concepto y yo quería ir por esa línea. Y sí, es un poco todo lo que llevo en mi alma, en mi pasado, en mi corazón y además, cuando salió el disco acababa de ser mamá, tenía a mi hijo bebé y andaba siempre con un montón de cosas encima: mamadera, pañales…había mucho para hacer. Pero sarna con gusto no pica. Siempre con alegría.

¿Tenés un método de composición?

A veces me sale la letra primero y otras, la música. En general las letras me salen fuera del piano, cuando estoy en otro plan de cosas o en viaje en el tren, en donde forzadamente no podés hacer nada. Entonces ahí dejo ir la mente. Cuando me siento al piano, en general, toco, pruebo cosas y no puedo pensar en letras. También tengo un anotadorcito donde anoto frases que se me ocurren fugazmente y las anoto para no olvidármelas. A partir de eso trato de retomar la sensación que me disparó alguna frase y tratar de desarrollarlo como para darle un poco de profundidad al asunto.

“Carpe Diem” (aprovechar el día) y “Anestesiada” líricamente van por el mismo lado ¿No? Un llamado a despertar…

Sí, de una. Se refieren a eso. También porque me obsesiona bastante el tema de buscar  la misión de cada uno en esta vida o la búsqueda de la felicidad. En la manera de funcionar en nuestra sociedad y el sistema capitalista que nos dicta las normas hay mucha angustia y mucha pauta al divino botón porque… ¿A quién le está haciendo bien? El otro día vi en youtube a una nena que quería una Barbie y lloraba y lloraba. Me causaba tristeza. Primero, porque alguna publicidad le dijo que tenía que tener una Barbie y, segundo, porque lo que le causaba era angustia porque no la tenía y hasta que no la tuviera daba la sensación de que no iba a parar de llorar. Es una alegoría de los tiempos modernos, de dónde estamos buscando lo que nos hace felices: en algo que es un placebo y después va a aparecer la nueva mejor cosa. Y, bueno, hablan un poco eso y de buscar el amor, el respeto hacia el otro, el amor hacia la naturaleza también, como estar un poco más alineado con dónde está el verdadero funcionamiento del mundo y qué papel tenemos nosotros en él. Reflexiones medio existencialistas.

¿Te exigís hacer cosas nuevas o componés cuando te sentís inspirada?

Me exijo hacer cosas nuevas. La inspiración la trato de buscar. No espero que me caiga así como una gota divina en un momento de ocio.

¿Fue difícil la decisión de dedicarte a la música? Pienso un poco en la letra de “Guaraino” (“Mi estímulo es su fe en que no lo lograré”).

Tuve mucho apoyo de mi familia y nunca me exigieron como a muchos amigos míos que paralelamente haga otra cosa para aportar en mi casa. Pero siempre con alguien con quien tenés una conversación liviana sale el tema y el prejuicio está siempre. Yo iba a un colegio donde se le daba mucha bola al arte pero después la mayoría iban a estudiar cosas más convencionales. Pero el artista, ahora que me muevo íntegramente en el mundo del arte, también es alguien convencional. Es parte de la sociedad. Ya no sorprende pero cuando yo era adolescente me re chocaba eso y estaba bueno tener un canal hacia donde orientarlo, pelear con esa gente y tener ahí un caballito de batalla de decir yo lo voy a lograr. Igual en un tono un poco cómico.

¿Cómo es tu otro grupo Las Tootsies?

Las Tootsies es una banda de funk y soul. Con influencias como Amy Winehouse y Stevie Wonder. Pero no es una banda de covers, tenemos temas propios. Somos ocho. Todas chicas. Hace dos años que nos formamos pero recién hace seis meses que se completó la formación. Costó encontrar chicas disponibles. Tenemos una sección rítmica de bajo, guitarra, batería y teclados. Después tenemos dos cantantes, aunque todas hacemos coros y una sección de vientos pequeñita con saxo tenor y flauta traversa. Por ahora solamente se las puede escuchar en vivo. Es muy divertido porque yo siempre fui la única chica en bandas de hombres y para mi es una experiencia nueva tener un grupo tan grande y de todas chicas.

¿Y Junio?

Junio es el proyecto de Juan Ignacio Vallejos. Él compuso los temas y grabó el disco. Necesitaba armar la banda para presentarlo en vivo y terminó siendo un proyecto colectivo. Él necesitaba alguien que toque muchos sintetizadores y teclados a la vez, computadora, pistas midi, cosas más digitales. Eso me tuve que poner a aprenderlo. Yo no lo manejaba. Yo siempre fui muy pianística y resultó muy divertido.

Todos tus proyectos son muy diferentes entre sí.

Sí, porque no cumplo la misma función en cada grupo. En “Favoriti” compongo y medio que lo llevo yo adelante. En Las Tootsies soy una mas, la que menos compone, tengo más libertad para ocuparme sólo de los arreglos y en Junio soy más que nada, intérprete. Los temas estaban grabados y tuve que aprendérmelos tal cual eran. Es una función interesante porque en el conservatorio estudié para ser intérprete más que nada.

¿Cuáles son los planes futuros con Favoriti Quartet?

Estoy componiendo cosas nuevas. Tengo ganas de explorar un sonido más experimental ahora que estuve aprendiendo con la compu y probar cositas que no sean tan clásicas del sonido de banda de rock sino jugar un poco con los límites en ese sentido. En dos semanas me voy de gira por el sur, Bariloche y Villa La Angostura. Aprovecho que me voy de vacaciones y voy a estar tocando con el show piano y voz. A la vuelta, el 19 de marzo vamos a tocar en el Teatro Municipal de Lomas junto a Hernán Lechuga.

¿Cómo ves la situación actual de los artistas de la zona sur?

Antes los arreglos con los lugares para tocar eran leoninos. Para el músico emergente era prácticamente imposible conseguir un lugar con buen sonido. Ahora hay un manojo de espacios donde presentarse y estar tranquilos de poder redituar un poco y sonar bien. Hay más centros culturales, salas nuevas o movidas de los artistas como Arte a la calle. Los mismos artistas se mueven para que eso exista y lo bueno es que a la gente también le interesa verlo. Me alegro que así sea. No es necesario irse hasta capital para encontrar algo lindo para ver.

¿Creés que hay más actividades artísticas que antes?

Creo que siempre las hubo pero no existía una manera colectiva de funcionar. Estaba el concepto del artista aislado. Antes capaz que era simplemente un laburo o una función más de entretenimiento. El arte no es entretenimiento puramente. Ahora hay un poquitito más de confianza en el arte. Te doy el ejemplo de Florencia Menéndez que la convocan para que coloree los espacios públicos con su arte. Yo veo que ella labura un montón. Soy su vecina y en nuestro barrio hay gente que la llama para que le pinte los frentes con dibujos. La gente está mucho más permeable a una convivencia con el arte. Capaz se están dando cuenta de que mejora la calidad de vida.

 

http://www.barbaragilles.com.ar/

, , ,