Entrevistas,Notas

“Hacer teatro para niños es apostar por una sociedad con seres más sensibles y curiosos”

24 Abr , 2015  

Transcurría el año 2009 cuando Luciana Cervera Novo y Jimena Rey, ambas actrices y profesoras de teatro, decidían fundar en zona sur la Compañía Teatral “La Valija de Araminta”. Este dúo se abocó a la dramaturgia, dirección y actuación de todas sus obras.

Por Florencia Lissi

Se cargaron al hombro la difícil tarea de llevar el teatro a las escuelas con contenido educativo y cultural, que con admirable entusiasmo lo fueron llevando a cabo, utilizando todo tipo de recursos imaginativos y actorales que despiertan el interés y la curiosidad en cada uno de sus pequeños espectadores. Así, fueron interviniendo en las escuelas de la región. Sin realizar publicidad, La Valija de Araminta es convocada por el boca en boca de los docentes en las escuelas y encargados de espacios culturales, quienes alguna vez vieron alguna de sus obras y no escatiman al mencionar la calidad y significancia para el desarrollo de la reflexión en los niños.

¿Cuál fue la necesidad de conformar esta Compañía y cómo se materializó la idea?
Además de actrices somos docentes de teatro en escuelas. Jimena además es maestra jardinera, y eso nos llevaba a repensar constantemente el lugar del teatro en la escuela y como llega a los chicos. Notábamos que ante la consulta a nuestros alumnos de si frecuentaban el teatro, la gran mayoría habían ido pero no asiduamente, asistían muy de vez en cuando a ver producciones de renombre y comerciales pagando una entrada carísima. Investigar que en zonas más vulnerables directamente el acceso al teatro en los niños era casi nulo, nos motivó a pensar este proyecto, conjugando nuestros dos intereses en un teatro educativo, didáctico e itinerante que pueda llegar a todos lados. Trabajábamos juntas como actrices hacía muchos años pero bajo dirección de otras personas, y este proyecto nos implicaba por primera vez desarrollarnos también como dramaturgas y directoras. Igualmente nuestra primera producción fue una obra inspirada en un cuento de María Elena Walsh (“Murrungato del Zapato”), quien como referente del género siempre fue inspiradora de nuestro trabajo, y además porque es una autora que se trabajaba muchísimo sobre todo en el nivel inicial, que es donde más trabajamos; era una obra perfecta para trabajar con los niños valores como la amistad, la solidaridad, el ponerse en el lugar del otro, siempre de forma divertida y con personajes bien llamativos para los niños. Así que empezamos a recorrer jardines con este espectáculo, mayormente ofreciéndolo a docentes amigos y luego nuestro trabajo se fue divulgando de boca en boca.

¿Con qué tipo de obras teatrales eligen trabajar?
A excepción de Aventuras en zapato, las otras tres producciones teatrales son de nuestra autoría. Nos inquietaba la idea de escribir aquello que nos interesaba hacer llegar a los niños, de acuerdo a nuestra ideología y estética. Siempre pensando en que la obra pueda ser lúdica y entretenida, pero a la vez con una temática bien clara y que fuera didáctica para que los niños puedan seguir reflexionando y trabajando en la institución con los docentes y la familia. Por eso escribimos una obra acerca de los derechos de los niños, “Del derecho y no al revés”, propuesta que pretende que los niños y niñas puedan aprender a reconocer sus derechos, para luego defenderlos y respetarlos, desde la primera infancia hasta la adultez. Nuestra última producción, “El reino ClaroqueNo”, plantea reflexionar sobre los falsos estereotipos, la conformación de la identidad y la importancia de ser auténticos.

Muchas compañías teatrales del género infantil se abocan al mero entretenimiento de los más chicos. En la obra “Acá cerca y hace tiempo…” Uds. eligen abordar un contenido rico en cultura y que inclusive, se logra articular con las fechas patrias y el programa escolar. ¿Por qué sintieron la necesidad de llevar esta obra a las escuelas y cómo fue su recepción?
El interés surgió por un lado porque veíamos que la mayoría de los actos escolares se organizaba desde la forma, sin profundizar en el contenido, con el objetivo de que los niños se luzcan con hermosos vestuarios ante el público familiar, sin realizar un profundo trabajo sobre las efemérides para que el niño pueda comprender porque hacia lo que hacía. Y sabemos que sobre todo en inicial es complejo el trabajo de las efemérides, de modo que queríamos hablar de la historia Argentina pero de un modo comprensible para los más pequeños, ilustrando las tradiciones, los mitos y costumbres, de la época colonial hasta la actualidad en forma lúdica y entretenida. Y como creemos que para los niños es más fácil entender la historia desde la comparación con aspectos actuales de su cotidianeidad, la obra es protagonizada por dos jóvenes, una adolescente de la actualidad y otra de la época colonial que se encuentran entre sueños para recorrer un dinámico ejercicio en el que intercambian conocimientos y experiencias del ayer y del hoy y hasta la negra Simona, el ama de leche de Clementina, la joven de la época colonial, cobra vida en esta historia, plena de identidad nacional.

Aunque la compañía sea propiamente de zona sur es cierto que han alcanzado muchas escuelas e instituciones un tanto alejadas, ¿Les asombra esta llegada?
¡Si! La verdad es que sí, porque no hacemos ningún tipo de promoción fuera de lo que es zona sur, pero a través de las redes sociales o por conocidos que nos han visto y nos recomendaron a colegas de otras zonas, surgió la propuesta de trasladar nuestro teatro a capital y zona oeste. A la vez también hemos trabajado para el Programa Chocolate cultura del Ministerio de Cultura de la Nación y eso también nos llevó a recorrer distintas zonas y visibilizar nuestro trabajo.

¿Los padres, cuando acompañan a sus hijos a ver un espectáculo infantil, aprovechan la goleada y se toman una licencia para ser niños otra vez?
Sí, es increíble como disfrutan junto con sus niños de las obras. Nosotras tenemos muchos guiños en nuestras obras para el público adulto, con la idea de que sea para toda la familia, y eso es muy reconocido y agradecido por las docentes y por la comunidad de padres cuando son invitados. Por eso es que cuando se convoca a los padres a las funciones en las instituciones es una fiesta para todos y para nosotras es un placer enorme. Hay que tener en cuenta que es toda la familia la que muchas veces no tiene tanto acceso a la cultura y esta es una oportunidad.

¿Qué aporte hace el teatro en los niños siendo estos espectadores?
Creemos que el teatro realiza grandes aportes a sus espectadores: logra emocionar, hace pensar y divierte. Es un estímulo que fortalece la subjetividad y desarrolla la imaginación de los chicos. El teatro es un arte que se comparte, cosa que no es poco en los tiempos que corren donde el individualismo está a la orden del día. La Valija de Araminta ofrece, por el momento, cuatro piezas diversas en cuanto a sus temas y estilos, que involucra a los niños de forma activa. Creemos que hacer teatro para niños es una forma de apostar a la utopía de una sociedad futura formada por seres más sensibles y curiosos.

:::Cómo contactar a La Valija de Araminta:::
En su blog, www.lavalijadearaminta.blogspot.com.ar
En su Facebook, /La Valija de Araminta
En su mail, lavalijadearaminta@hotmail.com

 

, , , , , , ,