Entrevistas,Notas

Música para soñadores

3 Mar , 2015   Galería

Viento, aire, cielos, bosque son algunas de las palabras que están en el EP “Gotas de ser” grabado y masterizado durante 2013 pero lanzado al universo en marzo de 2014 por el canta-autor Lautaro Dávila. Guitarra, acompañada de voz y melodías que invitan a la imaginación y a descubrir esa identidad sonora de un mundo lleno de realidades posibles.

Nota y fotos por Vanina Pascua

Desde chico su casa natal en Temperley estuvo llena de música, desde Spinetta, Fito, Silvio Rodríguez hasta Yes. “El tocadiscos estaba ahí para ser usado”, comenta. A los siete años recuerda su primera composición en guitarra de tres acordes simples y el acompañamiento de los bongos de su hermano Julián, ambos centro de atracción para los adultos. Hoy, años después, sigue escuchando y componiendo, recuperando la idea de juego. En 2013 nace Aireeria, su actual proyecto musical.

¿Por qué Aireeria?
El aire es lo básico. La palabra se espeja a sí misma. Si vos pones un espejo enfrente del aire, ¿que ves? Refleja todo. El reflejo del aire es el universo. A su vez lo relacione con que quiero un proyecto amplio a la búsqueda, que no se cierre a ningún estilo.

¿El proyecto nace tocando vos como solista?
Si, arranque tocando como solista a principio del 2013. Ya desde el verano pasado venia organizando todo ese material y armando toda una camada de temas que fueron tocadas en el Estudio Quinto por primera vez. Fue en fines de marzo del 2013 que toque solo, por primera vez. Para mí fue como bastante zarpado. Sentarme con una guitarra frente a un público. Yo nunca había hecho eso. Había tocado la batería, había cantado tocando la batería pero no es lo mismo, tenía una batería y después pase a tener una guitarra adelante. Es un instrumento totalmente distinto.

¿Te sentías más expuesto en este nuevo rol?
Doblemente expuesto ya que las canciones eran mías. Cantar, entonces, fue toda una experiencia. Y arranque así, solo hasta que en un momento pensé que estaría bueno sumar más gente.

Aparte tiene que ver con el hecho de compartir tu música con otros, ¿no?
Si, totalmente y que suman otras cosas. Enriquece a pleno siempre que venga alguien que sume algún instrumento más o su mirada de esa misma canción es como que le da un aire nuevo. Me parece que ese es el objetivo de la música, más que el nombre y el ego. La idea es enriquecer la música.

En ese enriquecer, se sumó Candela Czarnowski a darle vida al sonido de vientos que Dávila lleva como impronta en su composición.
En 2013 paso que estaba tocando muchos de los temas que hago ahora, arme una fecha y tocaron Cande junto con Corel Álvarez. Escuché la flauta traversa y me dije a mi mismo: Esto tiene que estar. Tenía que sumarse, vi como podía compaginar mi guitarra con la flauta y nuestras voces. Juntarnos a tocar fue fácil, los temas fueron saliendo y ahora estamos tocando.

¿Te gusta jugar con la improvisación en vivo?
A mí me re cabe la impro. Soy partidario totalmente porque justamente es entregarse a la relación con el otro. Relacionarse con vos mismo en ese estado donde no hay nada y tenés que crear. Hablar espontáneamente con el instrumento de uno, es lo más cercano a un alma musical.

¿Qué percepción tenés de la llegada de tu música?
Soy consciente de que no es música de fácil llegada, son canciones algunas de ocho minutos. Hay una dificultad mayor ya que hay gente que no la escucha. No esta esa cultura instalada, hay gente que le da play y se la banca. Otra que no. Teniendo eso presente la sigo haciendo y recibiendo buenas críticas.

¿Te importa la mirada y oído del otro?
En algún punto sí importa, es fundamental. Tu música la hacés porque te nace del pecho y la necesitás sacar. La música está ahí. Todo el tiempo nos construimos en base a lo que piense el otro. El somos se da a que somos en una sociedad, no hay un somos en individuo, en soledad. Todo el tiempo nos define los otros. Es un problema porque hay gente que necesita reafirmarse y hace música para que reafirmen su ego. Mis canciones expresan la manera de ver el mundo, lo que el hombre querría ser.

¿Eso puede ser factible?
Lo último que se pierden son las esperanzas. Creo que sí. Yo no sé si las utopías que planteo serán, creo que lucho por ellas. Vivo día a día de esa manera, las canciones cuando dicen algo son una actividad militante aunque suene chocante para mucha gente; militar no es más que defender lo que vos querés. Es ir y hacer en consecuencia de tu interés. Cuando le canto al hombre, siempre defiendo una idea.

Hablando de utopías, ¿Cómo te ves en el futuro?
No me veo (ríe). Me gusta esto que estoy haciendo ahora. En el medio de Aireeria hubo trío, cuarteto, hubo banda. Son formaciones que se arman y se desarman. Me gusta hacerlo y quiero seguir transitando este camino. Estaría buenísimo que mi música llegue a más gente, que le puede gustar o no, pero que exista esa posibilidad.Espero que pase todo lo que pueda pasar y eso sucede a partir de lo que yo construya.

 

, , , , ,