Entrevistas,Notas

Ivo Ferrer “A la música la encaro más desde el juego que desde lo técnico”

29 Oct , 2017  

Por Maribel Fiorella

Ivo Ferrer es un músico independiente nacido en Capital Federal. Hoy, con tan solo 31 años, su trayectoria ya es variada e incluye trabajo como solista, bandas, y productor de ‘’Musiquita en la cocina’’. Desempeña varios roles, entre los cuales canta y toca la batería. Hablamos con este multifacético artista que esta lleno de actividades interesantes para contar.

 

Tu trayectoria solista ya cuenta con 3 EPs, ¿tenés pensado lanzar un disco?

La verdad es que fui publicando discos de corta duración porque siempre fueron retratos de un momento. A mí me encantan, sobre todo el último “2016”. Cada tanto pienso en hacer un disco más largo de “Ivo” pero no encuentro un concepto que me cierre, y me gusta que los discos tengan un concepto o algo en común. De todos modos no lo descarto ya que estoy aprendiendo a grabar en casa y haciendo mis primeras grabaciones en estudio casero. La energía de discos de larga duración en este tiempo la puse en Los Tremendos, con quienes sacamos el año pasado “El poder del rayo sagrado” y este año “Nuevos Tiempos”.

 

¿Cómo te surgió el título “Aunque ya esté grande aún quiero ser astronauta”?

El título ese remite a conservar el espíritu de juego más allá del paso del tiempo. En inglés se dice play music. La traducción literal sería jugar música. A la música la encaro más desde el juego que desde lo técnico. Y con consignas estéticas que tienen que ver con la música y el sonido, la elección de las palabras y las temáticas.

 

Tuviste bandas de géneros musicales muy distintos entre sí, ¿con cuál te identificas más?

Me identifico en  lo ecléctico. Hoy por hoy estoy llevando adelante el proyecto solista, también le estoy poniendo mucha energía a Los Tremendos, estoy tocando la batería en la banda de Daiana Leonelli (este año salió “Todo como es”, su primer disco), y en Juega el Loco, una banda muy buena (canciones, vibrafón, contrabajo baby, sonidos de ukeléctrico), también grabé en batería en distintos discos de otrxs amigxs este año. Me gusta la música como lugar de encuentro y lugar para generar algo, y eso va más allá del estilo que toque.

 

Desempeñaste varios roles: batería, cantante, compositor, ¿cuál es el que más te gusta?

Me encuentro en cada uno de ellos. Disfruto mucho de componer y sobre todo del momento en que la idea que tuve andando en bicicleta o jugando con la guitarra o desde una melodía que me atravesó el cerebro, pasa a ser tocada por varios músicos, con arreglos, con espíritu compartido. Me gusta cantar mis canciones y estar al frente de la banda, pero también disfruto y aprendo de cumplir otros roles en los grupos. Me gusta aportar desde el ritmo para hacer que la canción llegue adonde quien la creó quiere, o dar un nuevo universo o posibilidades… estar al servicio de la idea y de la canción. Con varixs amigxs compartimos varios proyectos y ya nos conocemos en las distintas dinámicas y nos enriquecen. Aprendemos de nosotrxs mismxs.

 

Contanos un poco sobre tu proyecto Musiquita en la cocina, ¿a qué se debió la elección de este escenario?

Musiquita en la cocina es un proyecto audiovisual que retrata músicos tocando en una cocina. El proyecto empezó medio de casualidad hace 3 años y algo. Vino Facu Galli a casa (amigo sureño), me dijo que me quería mostrar un tema, le pregunté si lo podía filmar porque venía de unas vacaciones en el norte en que me había copado filmando situaciones cotidianas. Me dijo que sí. Lo tocó en la cocina. Cuando se fue lo ví y me gustó. Le pregunté si lo podía subir y me dijo que sí. Como yo ya era consumidor de canales de videos de música en vivo como La Blogotheque o La Vitrola se me ocurrió hacer lo mismo con otrxs amigxs. Pensé rápido un nombre “Musiquita en la cocina”, empecé a escribir a músicxs, en la primera semana filmé unxs 10. Muchxs amigxs me ayudaron a mandar solicitudes de “megusta” a la página. Gedí mucho por inbox a mis contactos. Y así fue creciendo. A partir del video 51 empezamos a trabajar con mi coequiper Sebastian Ciavaglia, a quien también conocí por casualidad (¿casualidad?) y él se encarga del sonido. Hace 3 años filmamos bandas todas las semanas. Difundimos cultura desde el canal de Youtube,  fechas desde la página de Facebook. Hicimos ya 2 festivales y estamos pensando en el tercero. Me encanta hacer Musiquita en la cocina y ver crecer al proyecto. Me encanta tener la posibilidad de conocer a tantxs músicxs, de filmar a artistas que admiro. Es un privilegio que llevamos con mucho laburo.

 

Ya pasaron por el lugar bandas de todo tipo, incluso internacionales, ¿en el 2014 imaginabas qué iba a crecer de esta manera?

MELC es producto de un impulso. Ni me lo imaginaba ni lo buscaba. Apenas noté que funcionaba quería que el proyecto le sirviera a la movida, tener algo que ofrecer. Hoy por hoy también están surgiendo proyectos audiovisuales que me dicen estar inspirados en musiquita y me llena de orgullo. Esta buenísimo aprovechar las herramientas que tenemos al alcance de la mano para el bien. Hay uno por ejemplo que se llama “Musicota en el bañito”. Algunxs me preguntaron si no me molestaba. Me encantaría que haya más y más musiquitas y que nos potenciemos para el bien.

 

¿Cómo fue la experiencia de formar una banda con diez amigos? ¿Cómo lograron ordenar en un sólo proyecto las personalidades y gustos de los diez?

Tener una banda con muchos amigos es buenísimo y es también muy intenso. Lo vivo siempre con alegría. Por Los Tremendos pasaron más de 30 músicxs. Cada uno de los que pasó y después siguió su camino dejó su marca en el grupo. Ahora la banda tiene los mismos integrantes desde hace más de un año y está consolidada, pero no deja de ser un lugar de compartir. El grupo tiene ya por el tiempo una identidad propia que fuimos generando. No todos los temas que hago son para LT. Ni todos los temas que haga algún otro va a LT. Los pensamos desde lo conceptual. En general proponemos temas para la banda y nos fijamos si van o no van. La banda primero tocaba sólo temas compuestos por mí, pero ya en el primer disco hay uno que hizo Manu Careter (integrante hoy de Los Careters y de la Orquesta Fernandez Fierro) y en el segundo disco hay temas de Daiana Leonelli y de Pitucardi. Los buscamos desde el concepto que nosotrxs mismxs fuimos generando.

 

También sos traductor de italiano egresado de la U.B.A, contanos por qué optaste por eso.

Soy Traductor por tradición familiar, porque me gustó la carrera y es una profesión que puedo ejercer desde mi casa-estudio, donde grabo Musiquita en la cocina. Me gusta trabajar con el idioma que hablaba mi abuela. Empecé a trabajar con ella a los 18 años porque necesitaba trabajo, y como me gustó me metí en la carrera, la hice y dedico algunas horas por día a esto. La profesión me permite hacer mis actividades artísticas con libertad y sin ponerle presión al arte de que genere dinero. Es una elección. Banco mucho a mis amigxs que se dedican 100% a su arte y ponen todo ahí. A mí, como ecléctico natural, me viene bien tener un pie en esto y lo disfruto. Me gusta también mi rol de Traductor. Me visto como tal cuando estoy en el estudio y me saco el disfraz cuando paso a otras actividades.

 

¿Qué opinas del machismo en el rock con todo lo que esta pasando acerca de las denuncias por violencia de género?

Creo que es un momento bisagra el que estamos viviendo. Varios nos estamos pudiendo dar cuenta de algunos conceptos que nos son enseñados de chicos y estamos pudiendo tomar conciencia de algunas actitudes que tomamos por costumbre y por haber hecho propias ideas que nos enseñaron “por ser hombres”. Creo que la tele tuvo bastante que ver.  Es increíble que el género de una persona condicione. Y es increíble que no nos diéramos cuenta de lo que consumíamos por algunos medios y hasta por canciones hace un tiempito. Creo que por un lado estamos viviendo esto, un proceso de conciencia de igualdad de género, y con él salen a la luz situaciones antes calladas por miedo, por haberlas naturalizado. Creo que en el rock o en donde sea es necesario que salgan a la luz las denuncias. Obvio que como alguien que escucha música, saber que el músico que hace música que te gusta es un sorete o un violento trae consigo una decepción. Como sea, creo que es momento de hablar, de compartir. Tengo la suerte de compartir todos los martes un futbol mixto (se llama FAP, Fútbol Anti Patriarcado) en el que además de jugar al fútbol juntxs también hablamos de estos temas. Eso, es momento de diálogo, de aprender, de crecer.

 

“Aunque ya esté grande aún quiero ser astronauta” : https://www.youtube.com/watch?v=4dsiEpmEMC4

“Musiquita en la cocina” : https://www.youtube.com/channel/UCL_2Wr0EOVtDWLID5dKLPzA

“Los Tremendos – Nuevos Tiempos”: https://www.youtube.com/watch?v=6vqXNvkRUhE

“Los Tremendos – El poder del rayo sagrado” : https://www.youtube.com/watch?v=cpAcS84aeyc

, , , , , ,