Cómo es para los músicos tener que pagar o acordar porcentajes o cantidad obligatoria de audiencia, quiénes se adhieren, quiénes lo rechazan y por qué.

Por Pedro Fritzler

Conseguir o tener un espacio donde tocar es siempre un desafío para las bandas de zona sur que luchan para llegar cada vez más a su público.
Se trata de una de las tantas dificultades que tienen muchas bandas a la hora de poder realizar los recitales que tanto necesitan, y que sus seguidores desean para estar cerca de sus músicos favoritos.

El hecho de tener que acordar porcentajes con los espacios donde tocarán o de asegurar cierta cantidad de público propio para equilibrar gastos y remuneraciones puede transformarse en una difícil parada para varios grupos.

La elección del lugar. Así como hay varias opciones de lugares en donde las bandas pueden organizar sus recitales, elegir uno se dificulta a la hora de tener que “pagar por tocar”.

“Con la mayoría de los lugares vas a 70/30, como ya es conocido en el ambiente. En otros espacios te cobran un ‘fijo para el sonido y operador’ y la venta de entradas es toda para la banda. Pero lo cierto es que ir a tocar y poner en riesgo los equipos, no te lo paga nadie”, explicaron desde “Yeti Rock”.

Desde “Tapate con la manta de tu trío”, Kpa (Juan Manuel Becerra), aclaró que tienen “fuertes convicciones” con respecto a “pagar por tocar” y la elección de un lugar para presentar un show. “Las negociaciones con los lugares en donde nos presentamos han sido muy diversas con el paso del tiempo. Incluso algunas hasta fueron disparatadas, lo que nos llevó también a reducir el número de las presentaciones y, por supuesto, el número de lugares que nos parece adecuado para tocar en la zona”, dijo y manifestó que los motivos para optar por un espacio particular también obedece a que “se necesitan ciertas condiciones, respecto al espacio físico del escenario y el equipamiento, que deben cumplirse”.

En “Bienvenidos a la computadora”, la decisión suele ser más sencilla, ya que no han tenido que “tratar con lugares que cobran por tocar”. “Tratamos de cubrir por cuenta nuestra los gastos de traslado y todo lo que implica montar nuestro set. Además cobramos una entrada muy accesible, ofrecemos con nuestro CD y en general se negocia un porcentaje con los espacios”, aseguraron.

Conformidad o no. En general, los espacios, centros culturales y teatros suelen dar por contado que “las bandas aseguren un determinado número de público” y otros, “cobran adelantos o cuotas” para que estas puedan realizar sus recitales. También existe una variable “negociable”, la de acordar “el 70% de ventas de entradas con el lugar y el 30% para las bandas”. Por último están los espacios que brindan su escenario y “le dan el 100% a la banda”.

En un posición que puede ser considerada más radical, los chicos de “La Manta” (como también se conoce a “Tapate con la manta de tu trío”) recalcaron que la idea de “pagar para tocar es como el mundo del revés”.
“Aceptar eso, como banda, es tirar a la basura todo el trabajo de autogestión que viene haciendo mucha gente. Por eso hay que ser firme. No creemos que ningún lugar valga la pena en ese sentido, no importa las condiciones que ofrezca. Para eso, usá ese dinero para armar tu propia fecha, ya que no le estamos haciendo el favor a nadie con que nuestra banda toque en su espacio y pagar por ello, más allá de que recuperes ganancias o no. Es simplemente disparatado”, enfatizó Kpa.

Y completó: “La gente paga una entrada y consume en ese lugar. Y muchísimas veces esa gente no estaría ahí consumiendo algo, de no ser por la banda que toca. Esto va más allá de si los espacios quieren tomar un ‘riesgo’ o no. Es una avivada”.

“Yeti” afirmó que suelen llegar a “un punto medio”. “Hay lugares donde rinde, porque tocás para el público tuyo, que sabés que va y que vas a vender. Pero también hay fechas que terminás perdiendo por gastos de transporte, de comida y de bebida (que muy pocos te dan), o porque están alejados de donde es tu fuerte de público”, sostuvo la banda.
Por su parte, el dúo de “Bienvenidos a la computadora” expresó que, más allá de cualquier lugar en donde se puedan presentar, “lo más importante” es “el trato humano”, para poder después sonar bien.

La relación con los espacios. La idea de que una banda pueda asegurarse una buena performance en cualquier escenario, radica en la comodidad que tenga con el espacio y que sus seguidores se sientan cómodos.
En este sentido, “Yeti” destacó que su relación con los diferentes espacios donde han tocado “siempre fue muy buena”. “Suelen destacar la manera en cómo nos manejamos, siempre con puntualidad y profesionalismo. Nunca hemos tenido ningún inconveniente que haya surgido desde nuestro lado. De todas formas, nosotros también exigimos lo que nos corresponde. Es lo mínimo que pedimos”, señalaron.

Sin embargo, los chicos de “La Manta” aseguraron que más allá de la buena relación “que se pueda tener” con los espacios, ellos no ven “que se reconozca el esfuerzo de la banda”.

“Mantener un buen show y presentarlo de la mejor manera posible (como nosotros creemos que lo hacemos), no suele tener el reconocimiento que se merece. Y me refiero a un reconocimiento monetario, claro. Nos ha pasado de tocar en lugares llenos de gente y saber que gran parte de toda esa gente fue porque tocábamos. Y el hecho de llevarnos muy poco dinero, es como que siempre terminan ganando ellos (los organizadores, el lugar). Son contadas las excepciones. Por eso, actualmente, sólo nos estamos presentando en esos pocos lugares que respetan nuestras demandas y nos devuelven algo más o menos justo”.

Posible cambio de la situación. La situación está planteada y esta es la realidad por la que atraviesan muchas bandas. La posibilidad de que esto cambie también está presente en la cabeza de los artistas, que quieren poder vivir de eso que tanto los apasiona y que fascina a su público.
“Nosotras sólo pensamos en tocar y sonar lo mejor posible. Tenemos muy en claro que este es nuestro trabajo. En él ponemos muchísima energía y realmente nos hace muy pero muy felices”, aseguraron desde Bienvenidos a la computadora.

Desde Yeti reconocieron que la situación actual con respecto a los espacios “no es muy cómoda”. “Estamos tratando de buscar lugares que por lo menos solventen los gastos. Con algunas pérdidas nos dimos cuenta que hay cuestiones que no rinden, al fin y al cabo. Invertimos en ensayo, equipamiento y transporte. Pero, ¿cuándo nos toca a nosotros?”, cuestionaron.

En eso coincidió “Tapate con la manta de tu trío” y reconocieron que les “está costando encontrar ese lugar adecuado”. “Tuvimos nuestra época de tocar todos los fines de semana en cualquier lugar, esa etapa de ‘fogueo’, y estuvo muy buena, porque formamos un público y porque aprendimos mucho sobre cuáles son los lugares que van y cuales los que no”, completaron.

, , , , , ,